PRINCIPAL  |   CONTACTO

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Críticas

 

 

Lilia Perrone, de lo femenino yin energético

 

 

 

La actuación de la mujer en un contexto como el actual es fundamental, hecho que se refleja en la obra de la escultora argentina Lilia Perrone.


El mundo necesita de la energía femenina yin para transmutar y llegar al tan ansiado cambio que le evite males mayores debido a la situación delicada en el que se encuentra.


Por esta casusa la creación de la escultora se fundamenta en la figura de la mujer, entendida como emblema, alegoría y símbolo, representándola con sus atributos, como maga que con su barita mágica cambia las cosas, gracias a sus dones.


Lilia Perrone, se sumerge en la naturaleza de las cosas, porque entiende que es en el interior donde se produce la transformación que luego se refleja en el exterior. Por esta causa su evidencia de que la mujer es una actora del cambio de hoy se fortalece en la medida en que somos conscientes de la necesidad que alcanzar el equilibrio.


Representa su obra escultórica con una cierta determinación en lo gestual, expresiva, casi sin parar atención al detalle, buscando exhibirla con movimiento, dedicándose al gesto, a la estructura general, mitificando a la mujer, porque no se ocupa de la anécdota, sino que profundiza en su figura femenina para entrar en el interior del templo de la mujer, del templo del saber, actor del cambio, actor de la transmutación.


Un cambio que se fundamenta en la necesidad de alcanzar la necesaria belleza en un mundo perdido lleno de contradicciones y de necesidad de poder.


Exhibe la figura femenina en terracota policromada y técnica mixta con colores contrastados, en un contexto en el que ocupa una posición predominante, en el sentido de ser quien tiene las riendas, no con afán de poder, no con el ansia de perpetuarse en la dirección del mundo, sino en la necesidad de ser actriz protagonista para transmutar el planeta. Todo ello en un contexto donde lo más significativo es la existencia de la verdad compartida, de que todos somos uno, y de que hay que sumar energías para alcanzar la fuerza de la totalidad.


Porque en la transparencia de la comunicación de esta fuerza radica la percepción del cambio, la orientación de la auténtica transmutación de todo lo que existe, más allá de la forma, pero sin querer inaugurar, instaurar, un nuevo poder sino una manera de alcanzar el equilibrio sin que por ello nadie sufra.

 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

 

 

 

  

 

Principal | Biografía | Críticas  | Artículos | Francisca Blázquez | Reportajes | Enlaces | Contacto

 © 2006-2014  www.joanlluismontane.net

Aviso Legal

         

Diseño web y posicionamiento SEO | Otros trabajos de diseño web