PRINCIPAL  |   CONTACTO

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Críticas

 

 

Expone en Casa de Cultura de Sant Cugat (Barcelona) del 2 de abril al 2 de mayo de 2009

 

 

Marisa Ordoñez, en el silencio de la forma, el paradigma de la evolución, la fuerza de la sintesis

 

 

Sintética, pero especialmente sinuosa, su escultura formal es movimiento y energía, dentro de una cierta predisposición al volumen, sin renunciar a la voluntad de lo que se percibe.


Es una creadora que capta el volumen, la extensión de la materia, la determinación de la percepción de lo que va más allá de lo emblemático.

 
Su obra no renuncia a la espectacularidad, pero siempre se posiciona dentro de una síntesis profunda.


Busca pulir la piedra arenisca, alegoría fina de una voluntad constante que le permite dominar texturas para perpetuar su determinación de pureza.


La creadora leonesa Marisa Ordoñez, residente en la Ciudad Condal desde hace muchos años, expone su obra escultórica en la Casa de Cultura de Sant Cugat (Barcelona) próxima al Monasterio, juntamente con las creaciones de Ana María Beaulieu, Salvador Valente y Jesús P. Villanueva, del 2 de abril al 2 de mayo de 2009, con el título ‘Entrellaçats’ (Entrelazados).


Marisa Ordoñez, presenta escultura elaborada, sutil, siguiendo lo insinuado, la sugerencia, la esencia de lo sutil y la suavidad silente, que se instala en lo más profundo de la determinación creadora, que se cuestiona con respecto al paradigma de la evolución.

Su creación se halla inmersa en un discurso poético, pero sin que destaque por su barroquismo, antes al contrario, busca la austeridad para fomentar la expresión profunda de los valores que representa universales y cósmicos, siempre con un cierto sentido de arraigo al planeta tierra.

Se instala en la dinámica de lo sugerente, en la evidencia de la profundización de lo elegante y determinante, porque entiende que la belleza es perfección y el arte jamás puede renunciar a ambas.

Acapara la forma, la materia que encierra, la forma, que es descripción, para ir más allá, en pos del sentimiento, en virtud de la búsqueda continua del misterio.
El misterio en su escultura se sitúa en lo más determinante de la propia existencia, que es voluntad de transcender, pero, también, de iluminación, es decir de ir más allá de lo biológico.

Es una artista que pretende continuamente el silencio, que se concentra en la perfección de lo emblemático, plasmando la evidencia de lo determinante insinuante, porque en la pureza de texturas, en el pulimiento de las estructuras, se halla la profundidad del alma que capta.

En ocasiones abstracta, en otras expresiva, también alegórica y figurativa, busca la mujer como centro, el sentimiento como norte, la perfección como la actitud más profunda.

En Casa de Cultura de Sant Cugat (Barcelona) podemos contemplar también una instalación de Marisa inspirada en el texto Las Metamorfosis, del libro primero de Ovidio, acto de creación del ser humano, en la que profundiza en la dicotomía materia-forma.

En dicha instalación plasma lo material para mostrarnos el poder de la vida pero, a la vez, la evidencia del más allá, dándole sentido verdadero a lo que vemos y sentimos.

En el fondo se cuestiona en relación al alma y el espíritu, en una dinámica en la que lo importante es lo que se constata, pero lo que prevalece es lo que no se ve pero es determinante.
 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

 

 

 

  

 

Principal | Biografía | Críticas  | Artículos | Francisca Blázquez | Reportajes | Enlaces | Contacto

 © 2006-2014  www.joanlluismontane.net

Aviso Legal

         

Diseño web y posicionamiento SEO | Otros trabajos de diseño web