PRINCIPAL  |   CONTACTO

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Críticas

 

 

Exhibe esculturas y una instalación en Casa de Cultura de Sant Cugat (Barcelona) del 2 de abril al 2 de mayo de 2009

 

Marisa Ordoñez, el poder transmutador de la forma pura y la evidencia en relación al alma de las cosas

 

 

Evoca en sus esculturas la fuerza de la serena verdad de lo iluminado posicionado en la materia como parte de la revelación del gran misterio de la vida.


La vida es tan grande que no se abarca nunca en su totalidad. Es una fuerza que desbocada se va transformando, posicionándose en una dinámica de gran elevación de lo pulido, sereno y atemporal en el caso de su escultura.


La creadora leonesa Marisa Ordoñez, residente en la Ciudad Condal desde hace muchos años, expone su obra escultórica en la Casa de Cultura de Sant Cugat (Barcelona) próxima al Monasterio, juntamente con las creaciones de Ana María Beaulieu, Salvador Valente y Jesús P. Villanueva, del 2 de abril al 2 de mayo de 2009, con el título ‘Entrellaçats’ (Entrelazados).


Plasma el poder de la forma, de lo materno, de la evidencia femenina, de la alegoría sinuosa, curvas, insinuaciones curvilíneas y alegorías sutiles que se transmutan con gran determinación, siguiendo la estela de un movimiento continuo.


Un movimiento que es parte de la propia evidencia de la esencia. Es una escultora de esencias, que se empapa del paradigma, que abraza la poesía, para profundizar en lo alegórico, pero sin llegar a lo descriptivo.


Insinúa, a veces, determina, pero, siempre, dentro de una actitud que se instala en el viaje consecuente.

En Casa de Cultura de Sant Cugat (Barcelona) podemos contemplar también una instalación de Marisa inspirada en el texto Las Metamorfosis, del libro primero de Ovidio, acto de creación del ser humano, en la que profundiza en la dicotomía materia-forma.

En dicha instalación plasma lo material para mostrarnos el poder de la vida pero, a la vez, la evidencia del más allá, dándole sentido verdadero a lo que vemos y sentimos.

En el fondo se cuestiona en relación al alma y el espíritu, en una dinámica en la que lo importante es lo que se constata, pero lo que prevalece es lo que no se ve pero es determinante.
Dicha instalación es determinante en el pensamiento de Marisa, supone una evolución en su creación porque va más allá de lo concreto para concentrarse en la expresión, en el poder de la idea.
 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

 

 

 

  

 

Principal | Biografía | Críticas  | Artículos | Francisca Blázquez | Reportajes | Enlaces | Contacto

 © 2006-2014  www.joanlluismontane.net

Aviso Legal

         

Diseño web y posicionamiento SEO | Otros trabajos de diseño web