PRINCIPAL  |   CONTACTO

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Críticas

 

 

Mariano Cano, el amor, los devas y la naturaleza

 

 

 

Mariano Cano sigue las líneas escultóricas de su producción de joyería de siempre, pero, en sus últimas piezas, concentra su atención en la dinámica del volumen, aunque exhibiéndolo de menor tamaño, manteniendo la alegoría y simbología de la idea, apostando por la plata combinada con piedras de color y otros materiales.


 

Mariano Cano: El hombre y la mujer flor


 

 

Indaga en los misterios del amor, en la simbología del mismo, representando el yin y el Yang, el mundo dévico, la dinámica de la naturaleza, la fuerza de los elementos que rigen el mundo.


Concentra su atención en el volumen, simplificando el detalle, buscando las formas curvas, la esencia dinámica de la materia, permitiéndose una experimentación clara a través de la plata como material central.


Su obra de este período acentúa su carácter de influencia surreal, dentro de una presentación basada en la permuta de volumen, forma, color, austeridad y evidencia alegórica.


Potencia la expresividad simbólica, la sensualidad mitificadora del amor, considerado como elemento, punto central que influencia el mundo y la existencia.


Una alegoría que enlaza con la fortaleza de la visión, con la evidencia de que la catarsis de lo que está más allá influencia el aquí y ahora.


Une naturaleza dévica, con el amor de los humanos, con la fluctuación hacia un mundo más espiritual.


Se mueve entre dos mundos: el terrestre y el de insinuación iluminada, aunque, en ocasiones, todo acaba en lo sensorial.


Crea situaciones de carácter emblemático, en las que predomina la presencia de elementos y materiales como la pedrería, que actúa de contraste con la solidez demostrada por la plata en sí misma.


Se establece un diálogo entre estructura y color, fondo y forma, evidencia y esencia, de la que resalta su decidida apuesta por el mundo sutil, de gran insinuación, de fortaleza contrastada, que se entrecruza con sus obras más directas, mientras que otras se adentran en lo desconocido.


Es un creador que posee un cierto misterio, que cultiva el enigma, pero, también, lo evidente.

 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

 

 

 

  

 

Principal | Biografía | Críticas  | Artículos | Francisca Blázquez | Reportajes | Enlaces | Contacto

 © 2006-2014  www.joanlluismontane.net

Aviso Legal

         

Diseño web y posicionamiento SEO | Otros trabajos de diseño web