PRINCIPAL  |   CONTACTO

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Críticas

 

 

Mariano Cano, la poesía, narración de la joya, metales contrastados, volumen

 

 

 

Es un narrador que basa su obra de joyería en la poesía, porque capta estadios de la mente, estamentos del alma, vehiculándolos a través de la elipsis y la metáfora.


Para el creador residente en Madrid no hay nada que discutir, todo es producto del cambio y la transformación. Y como tal todo está en permanente movimiento, y por consiguiente, no hay hieratismo, no existe la muerte, sino que ésta es un paso más en la evolución hacia la totalidad.


Un cambio que se asienta en la valoración de la obra a través del trabajo y la constancia, porque, con la frecuencia de la determinación, es cuando se consigue que la energía se transforme y transforme las cosas.  


 


 

 

Su creación se encuentra siempre en línea con un discurso de transformación constante. Su obra es volumétrica, busca la tridimensión a lo grande, cuanto más mejor, porque todo es parte de un gran sueño.


La creación de Mariano Cano se debe, en primer lugar, a la facilidad con que capta la esencia de las cosas; luego, quiere asentar estas ideas y sentimientos y la mejor forma de hacerlo es con el volumen.


Pero, a la vez, su creación, es producto de lo meticuloso, de la elaboración de la composición con paciencia, buscando los materiales adecuados, estructurando elementos, implementando gemas. Estas son el color, que suele combinar en sus piezas con la plata.


Mayoritariamente emplea la plata, trabajando sus texturas, buscando un efecto de fulgor, de brillo. Es su clara apuesta por la dinámica de la formulación de la esencia entendiéndola como parte de un todo que mantiene incólumes sus partes y elementos.


Un todo que engloba el conjunto, que abarca la fuerza de la evidencia, que enlaza con el poder de la materia.
No todo es luz, también materia, que es transformada por la energía. Es la energía del alma. Y ello es así porque la materia es espíritu y masa, densidad y sutilidad, vibrando en diferentes dimensiones a la vez, según sea la clase de materia de la que se trate.


Una materia que indaga en lo evidente, que se sumerge en el discurso de la sutilidad de la transformación, contenida en la determinación de la poesis.


La poética de la vida es la poética del momento y esta es la que capta Mariano por que el instante es el infinito.


Saber captar el instante es saber determinar el alcance de su evidenciación.

 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

 

 

 

  

 

Principal | Biografía | Críticas  | Artículos | Francisca Blázquez | Reportajes | Enlaces | Contacto

 © 2006-2014  www.joanlluismontane.net

Aviso Legal

         

Diseño web y posicionamiento SEO | Otros trabajos de diseño web