PRINCIPAL  |   CONTACTO

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Artículos

 

 

 

 

Expone escultura de diversos formatos en la calle Principado de Asturias, 28, en el Centro Cultural de las Rozas ‘Díaz Caneja’, del 17 de abril al 15 de mayo de 2008.

 

Luis Guerrero, la dinámica de la materia y la esencia del compromiso
 


Luis Guerrero expone esculturas caracterizadas por su primitivismo, pero, también, por su impronta y fuerza, como, por ejemplo, sus toros o sus abstracciones más expresivas. Normalmente trabaja la talla de madera, a la que le somete diferentes pulimentos, respetando sus accidentes.


Cree en la casualidad y el destino, se lanza a la aventura, dentro de su determinación realista castellana.


El creador conquense exhibe en el Centro Cultural de las Rozas ‘Díaz Caneja’, del 17 de abril al 15 de mayo de 2008 obra escultórica de diferentes temáticas, pero, dentro de planteamientos biológicos, formas orgánicas, representación de iconismos que van directos a una realidad que el artista transforma en evidente, pero dentro de su particular forma de plantear su obra.
 

Predomina la forma orgánica, lo biológico, la presencia de formas que recuerdan a la vida. Alusiones a la maternidad, a la bravura del toro, a la figura femenina considerada como patrón del desarrollo. Todo concienzudamente estructurado con naturalidad, exhibiendo fortaleza y evidencia, determinación de la curva, con algunas líneas rectas, que no son agresivas, pero sí consecuentes.


No es agresivo, no indaga en lo expresivo, sino que busca el contraste porque parte de la premisa de que, a partir de la unión de contrarios, se fomenta la energía. Exhibe una potencia energética que parte de prestaciones que son consecuencia de lo experimental de su concepto.


Enlaza con la idea de la materia está sujeta a cambios y variaciones constantes. Es decir que su discurso escultórico gira en torno a la dinámica de la materia, buscando la esencia del compromiso con la propia existencia.
La materia cambia, porque todo es movimiento, dado que la vida en un gran ente vivo que lo engloba todo. Incluido el cosmos y el universo entero.


La suma de todo es el todo y, por lo tanto, las partes están en el todo.
Cada planeta y cada galaxia se encuentran en movimiento, con leyes universales que rigen par unos y para otros no. Por eso el artista conquense parte de una posición que va de la dinámica determinante, de lo biológico como punto central, de la prestancia como fomento de lo puro, a partir de la cual, vuela, desarrollando energías diversas, que se entrecruzan, que interactúan, que bailan con belleza, que se instalan en la esencialidad de lo perfecto.


La perfección no existe, pero hay que buscar su rastro y, que mejor que indagar en lo orgánico, en permitirse captar formas bellas, evidentes, constatables para, luego mostrar la esencia de lo alcanzado, que es la belleza insustancial.


De la materia al espíritu pasando por el desarrollo de la dinámica vital y la acepción del compromiso con la velocidad del momento, del vivir el instante con la coherencia del escultor que ama la vida como parte de su propio yo interno.

 


 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte

(AICA)

 

 

  

 

Principal | Biografía | Críticas  | Artículos | Francisca Blázquez | Reportajes | Enlaces | Contacto

 © 2006-2014  www.joanlluismontane.net

Aviso Legal

         

Diseño web y posicionamiento SEO | Otros trabajos de diseño web