PRINCIPAL  |   CONTACTO

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Críticas

 

 

 

 

Del 16 al 31 de marzo de 2007 expone en el Palacio de Congresos de Madrid pintura y escultura7

 

Roberto Dell’Acqua, la magia de Ananda y la suerte, Dominguin y los balcones barrocos

 


Antes fue arquitecto, ahora es pintor y escultor, pero de la arquitectura le queda su capacidad escenográfica de concebir la obra.

Indaga en los detalles de personajes y elementos, temáticas y seres, ubicándolos en épocas y culturas, o bien traspasando fronteras universales. En su obra no hay tiempo, porque, aunque posean sus creaciones referencias concretas están al margen del mismo, como suspendidas en el acontecer.

La obra pictórica y escultórica que presenta del 16 al 31 de marzo en el Palacio de Congresos de Madrid se recrea en los rasgos de una parte de la cultura española del sur, donde emerge magnificente la figura de Ananda, la bruja, la maga, la que realiza sortilegios, hablando con espíritus de otra dimensión, que se encuentran en zonas al margen de la realidad física convencional. En este contexto Ananda se convierte de maga en gitana, de personaje del Sur en personaje ancestral, donde el amor se halla y se expande. Porque solo pueden expandir la energía aquellas personas dotadas de equilibrio armónico interior, que se sustenta en la base de lo fundamental, allá donde la persistencia de la memoria no puede intervenir, porque no se trata de una acción que pueda controlarse a nivel mental. ‘El Búho’ es otra obra dentro de los mismos parámetros, evocando la suerte, la superstición en la suerte, encarnada en la figura de un búho que se halla enmarcada cual tótem, que es dador de energía, comunicador y canalizador. El problema es canalizar la energía para poder ser efectiva en todo momento. Se trata de avanzar hacia la coherencia del aquí ahora, conectándose con la energía universal y concentrarla en un punto para una acción concreta. Mientras que en ‘Balconi’, ‘Balcones’, estos recuerdan el barroco de Madrid, la exhuberancia de la vida, de la esencia de la controversia que se nutre de fuerzas distintas, que se hallan en la voluntad de la transformación.

Todo está en movimiento, no hay nada estático, al margen de la dinámica, sino todo lo contrario. Mientras que en ‘Gilet cósmico’ vuelve a su obra más internacional, a la ironía, a la elucubración con el laberinto y sus interrogantes, a constatar que, además de la visión convencional de las cosas, existe la que interpreta las mismas, buscando otros desarrollos, eminentemente lúdicos, como es el caso del ‘Il Jiardino delle Farfalle’ o la de ‘Immobiliarista’, donde el buen humor de esta última no deja de ser drástico, ácido y decididamente directo.

Las creaciones que podemos contemplar en Madrid combinan un sentido misterioso de la existencia acompañado por personajes esotéricos, con determinadas obras que se sustentan en los pilares de la tradición, según su visión. Y ambas, con su punto de vista personal ante la vida, exhibiendo un sano sentido del humor, con una forma de trabajar que prima lo escenográfico por encima de lo visual estético. Tiene que alcanzar el paroxismo para mostrar la fuerza de la determinación que lo devuelve a la propia evidencia.

La vida para Roberto es un ejercicio de soberbia propio, marcada por su actitud sublime ante lo circunstancial, convirtiéndola en acto de pura magia. Mientras que ironiza con relación a lo importante, distanciándose, porque para el creador italiano lo fundamental de la vida es ser coherente con el interior de uno, pero, a la vez, tener la suficiente capacidad de autoestima como para distanciarse de lo fluctuante.
 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 

  

 

Principal | Biografía | Críticas  | Artículos | Francisca Blázquez | Reportajes | Enlaces | Contacto

 © 2006-2014  www.joanlluismontane.net

Aviso Legal

         

Diseño web y posicionamiento SEO | Otros trabajos de diseño web