PRINCIPAL  |   CONTACTO

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Artículos

 

 

 

 

Expone en el Palacio de Congresos de Madrid del 16 al 31 de marzo de 2007

 

La visión escenográfica de Roberto Dell’Acqua




Roberto Dell’Acqua posee una visión escenográfica de la composición tanto en su producción de pintura como en escultura. Elabora personajes que proceden de recuerdos, de mundos oníricos, que subyacen en el subconsciente y que expresa de manera directa.


Plasma un mundo dominado por el color, en el que es el protagonista principal de un docudrama en el que intervienen desde una visión poética de la realidad, a una actitud distante de lo cotidiano, que, sin embargo, no puede prescindir del momento.


Capta momentos, dentro de un sincretismo en el que elabora la obra cual laberinto, con varias salidas, dotado de enigmas que el espectador debe desvelar con acierto. De personalidad interior, de mente compleja, plasma lo verosímil, dejándose llevar por la mediterraneidad y la fuerza contenida en lo intenso.


Su discurso surge del volumen, de la escena, del estudio arquitectónico de las dimensiones, en las que emplaza objetos, elementos, personajes, colores y formas, buscando enaltecer una dinámica enigmática, hecha de escenas, proponiéndonos situaciones, emplazadas en el interior de uno, pero, permitiéndonos verlas físicamente.


Experimenta con la sensación, hace teatro de la sensación, para entrar en lo más hondo de nuestros sentidos, estableciendo conexiones de mundos distantes, acercándolos al espectador.


Emplea elementos y objetos de muy diferente procedencia, realizando montajes, buscando lo sensual en lo específico, la mediterraneidad en lo onírico, la fuerza expresiva de la pasión de lo intenso en el hálito de existencia.


La obra que presenta en el Palacio de Congresos de Madrid del 16 al 31 de marzo de 2007, oscila desde una posición escenográfica, dramática, casi expresiva a flor de piel, donde la magia de Ananda predomina a una alegoría del torero o la peculiaridad de los balcones barrocos llenos de espléndidas flores. Parece que busca la suerte del búho, para descubrir la intensidad de lo voluptuoso, la presencia de la luz en el misterio del aquí y ahora.


Une los tiempos en el hoy, para expresar la claridad de lo atractivo en la singularidad de lo específico. Somos uno en el todo, buscando lo dramático en la luminosidad que desprenden personajes y escenarios.


Intenso, de colores pasionales, barroco, con predominio del contraste y con una persistente simbiosis de elementos que potencia la versatilidad, que nos abre las puertas hacia el infinito universo, transformando el cosmos en una lectura personal.


En su obra no hay veleidad, sino voluntad constructora, disfrazada de instantes, momentos que son producto de la elección, casi sin darse cuenta.


Elige la vida, ama con intensidad, pero, en ocasiones, nos transmite la sensación de aquel equilibrista que se halla en la elegancia del espacio con un hilo tendido de extremo a extremo, firme pero hilo.


Sugiere, muestra, pero no determina, porque es libre y expresa la libertad del instante, en el momento del silencio, que se transforma continuamente.

 

 


 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte 

 

  

 

Principal | Biografía | Críticas  | Artículos | Francisca Blázquez | Reportajes | Enlaces | Contacto

 © 2006-2014  www.joanlluismontane.net

Aviso Legal

         

Diseño web y posicionamiento SEO | Otros trabajos de diseño web