PRINCIPAL  |   CONTACTO

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Críticas

 

 

Amparo Climent, una visión que recupera la utopía y el sentido
 

 

 

La obra pictórica de Amparo Climent, que se ha podido admirar del 3 al 13 de marzo de 2009 en Sala de Exposiciones de La Paloma de Madrid, recupera la utopía, se aleja de la posmodernidad en el sentido de no incardinarse en la fatalidad y en la no necesidad de incidencia en la sociedad para, a título individual, reafirmar su propia utopía, que, en el fondo, es la utopía de todos, de no renunciar a los sueños, a nuestros sueños, como seña de identidad.
 

Aglutina vivencias, sensaciones y emociones, a partir de recuerdos vivenciales, literarios, todos ellos atrapados y expresados a través del color, de la poética cromática que, en su caso, es expresiva y poderosa, auténtica nebulosa que se encierra para luego abrirse al exterior de manera sutil, a veces sublime, también arrolladora y determinante.
 

Su pintura es parte de su yo más profundo, porque parte de una realidad que conoce bien, pero que, a la vez, necesita comunicar, especialmente aquella que procede del pasado, de los recuerdos, de la memoria lejana.
 

Afirma, nos reafirma en esa memoria que para ella es parte de su propia existencia y que no podría ser menos porque si no, no podría vivir.
 

Es una creadora plástica poética, narrativa, que prefiere aglutinar abstracción, figuración y expresión, según el caso para ser consecuente, coherente con sus emociones más profundas. Por consiguiente su pintura es parte de un docudrama que se reinventa cada día, pero que está ahí, al alcance de todos, a la vera de quienes formamos el gran sueño.
 

Su sueño es ser coherente con sus propios anhelos, que significa no renunciar a nada que dignifique y armonice, porque en la belleza de la memoria reside el equilibrio del hoy. De ahí que su pintura sea coherente con los estamentos subconscientes, para conectar con el pasado, a la vez que se expresa de manera plástica con libertad de criterios, sin adscribirse a una corriente específica, pero, manteniendo su personalidad artística clara.


Indaga en el recuerdo, porque sabe que el tiempo es pasajero, que forma parte de una ecuación, que está de acuerdo con el espacio.
 

Sin espacio no existiría el tiempo, porque este está en función de la realidad que el espacio promete.


En una dimensión sin tiempo, no habría espacio, tampoco recuerdos, pero, quizás existiría la perfección, que es una sensación de estar al margen de todo, en la nada, pero también estar en el uno. De ahí que plantee su obra una dialogo entre la posibilidad de alcanzar el uno, la nada y el todo, o bien mantenerse en la vibración y la diversidad energética de los diferentes tiempos, un acto que revitaliza y promueve la existencia como acto supremo.
 

 

 

Joan Lluís Montané
De la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA)

 

 

 

  

 

Principal | Biografía | Críticas  | Artículos | Francisca Blázquez | Reportajes | Enlaces | Contacto

 © 2006-2014  www.joanlluismontane.net

Aviso Legal

         

Diseño web y posicionamiento SEO | Otros trabajos de diseño web