PRINCIPAL  |   CONTACTO

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Francisca Blázquez

 

 

 

Francisca Blázquez. La luminosidad energética del dimensionalismo en el espacio dinámico


Nos sumergimos en un entramado de formas que navegan por el espacio. Se trata de conformaciones estructurales que representan geometrías esenciales, o bien naves extrañas, objetos singulares, epicentros dinámicos formales, geometría que basa su alegoría en la dinamicidad de su expresividad. Estamos en una zona dimensional extraña, donde el espacio contiene geometría, en el que podemos constatar la presencia de cuerpos etéricos, de luminiscencias procedentes de la materia, cuerpos astrales con sus hilos que tejen y destejen la madeja del ovillo de la existencia. Existen laberintos, que se encuentran dentro de las propias formas. En ocasiones, no sabemos si son parte del universo o bien el interior de las formas imaginadas. Esta particularidad es la que nos hace ser receptivos ante la propuesta de la creadora madrileña. El hecho de estar en escenarios, en vericuetos simbolistas geométricos, nutridos de cálidos y contrastados colores, que son parte de la tramoya de la esencia de las formas. Está claro que nos sumergimos en la expresividad, que lo importante es ver más allá de la forma, avanzando en las múltiples sendas doradas de la mente y del alma de Francisca. Porque se trata de auténticas formas de su interior, de su alma, de la parte compleja que conforma la orientación de la filosofía de la creadora mundial.

En un entorno tecnológicamente avanzado, con poliedros, poliexágonos, rombos especiales, círculos místicos, rectángulos iluminadores, cilindros transmisores de luz, la creadora plástica madrileña, intenta y consigue representar de manera alegórica, apoyándose en los círculos, en la reverberación de los prismas y pirámides, la realidad otra que se basa en la binariedad de la existencia. El problema que ha mantenido a la humanidad en el oscurantismo ha sido que no se ha trabajado para alcanzar la unidad de criterios desde la libertad en los diferentes escenarios que conforman la vida. En este sentido siempre han existido rencillas entre lo que persigue la ciencia y lo que quieren las religiones oficiales a veces auto-excluyéndose o, simplemente, ignorándose.

En la Era Acuario, estamos en unos momentos de cambio mundial, en los que tanto científicos como representantes espirituales, de manera consciente o inconsciente están avanzando, cada uno de ellos, con toda independencia de criterios pero, absolutamente en armonía, están trabajando por el progreso planetario. Dicha actitud es la que recoge exactamente Francisca en su producción pictórica de estos últimos años, dado que presenta formas geométricas avanzadas, ingenios espaciales futuristas, naves sofisticadas, consideradas como auténticos ingenios de la ciencia, conformando una visión positiva de tales avances. Nos está comunicando que, con las naves espaciales, con el apoyo conseguido con la ayuda de la tecnología, se puede incrementar las posibilidades de conocimiento de los mecanismos de rigen el universo, conectar con civilizaciones más avanzadas o bien contrastar ideas con otros científicos. De ahí que las formas sean originales, tengan ángulos sugerentes, quienes muestran las posibilidades de la propia geometría. La ciencia es experimental y busca demostrar, constatar, contrastar. Mientras que el trabajo de la espiritualidad, de la luz, es generar una nueva visión, una conciencia distinta de la humanidad. Pero, precisamente, en plena era de la especialización, de la superespecialización, de las definiciones y redefiniciones se está volviendo al concepto Renacentista de la existencia, pero adaptado a la realidad actual. Es decir que, a partir de un planteamiento en el que lo importante es que toda causa tiene su efecto, en el que las formas se complementan porque hay una energía que las conduce, en consecuencia, todo se vuelve interdependiente. Vivimos en unos instantes en los que el ser humano se vuelve humanista, pero, también espiritual. El hombre del sillón sentado es el ser humano que piensa, que ve como se hacen los números en el universo. Todo es matemáticas porque el cálculo predomina en un universo de interacciones. Los números y cifras son parte de las moléculas y de la estructura del ADN. Quiero decir que las formas son producto del cálculo matemático de probabilidades. Su multiplicación también lo es, incluso su mala multiplicación. Todo tiene sus cifras y sus claves y de ahí que los símbolos sean tan importantes para definir las cosas existentes y las no existentes, a nivel tanto mágico como esotérico y ocultista. De ahí que Francisca mantenga una línea de equidad entre la imaginación y la capacidad matemática de ver más allá de los números y cálculos logarítmicos.

La geometría es matemática pura, dimensiones, medidas que se cumplen o no. Es decir que en la era Piscis pasada, que arrancó con el mensaje de Jesucristo, predominó en la filosofía crística la idea del amor. En la era de Acuario en la que nos encontramos predomina la mente, la sabiduría, el poder mental, para discernir con sensibilidad, para ver con serena bondad lo que la humanidad necesita y ponerle remedio. La mente, la facultad pensante del ser humano no es algo abstracto y prepotente, sino que, como toda herramienta bien utilizada, se pone al servicio del progreso del espíritu. Y esto es lo que hace Francisca Blázquez a través de su obra. Sus formas geométricas son mentales, producto de la imaginación, convirtiéndolas en auténticos símbolos, iconos de un mundo diferente. Se trata de símbolos mágicos, ocultistas, espirituales, que encierran enseñanzas milenarias y mensajes de esperanza de cara al futuro. Era de Piscis, donde el pensamiento sabio sustituye a las leyes del mercado. De ahí que la geometría de la autora castellana se base en planteamientos especialmente sugerentes por su complejidad. Podemos observar como formas estructuradas y precisas, dejan paso a haces de luz luminiscente, a canales de energía etérica, que se diversifican con fluidez. Asimismo formas que vibran, prácticamente de manera fosforescente, emitiendo ondas que se expanden y se contraen. Ondas que son energía pura, que hacen que la materia se transmute totalmente. Pero también exhibe contrastes entre formas en el espacio concretas, con su masa y su peso y formas que son luz, que brillan vibrando. Se trata de confrontar y armonizar, a la vez, diferentes mundos.

Nosotros, el ser humano, está compuesto por cuerpo físico, mental, espiritual, cuerpo etérico, astral y el supra yo. En este sentido existe no solo lo que la ciencia constata, sino lo que la percepción de los seres evidencia que es.

Somos siendo, el ser es lo que somos. Por supuesto, lo más importante es ser en la medida de la propia evidencia, en la esencia de lo intrincado. Cuando desconocemos algo lo atacamos si supone una amenaza para nuestra subsistencia. Esto se ha hecho en todas las épocas.

Hoy en día la humanidad se encuentra en unos momentos de cambios constantes, de inter-actuaciones, de actividad fenoménica. Es decir que es la época más importante para alcanzar la armonía entre la investigación científica, que prefiere constatar para afirmar y la espiritualidad, que rige la parte no concreta, pero quizás más evidente; porque, en realidad, es energía, diferentes energías que la propia ciencia no ve pero que existen y el alma, que es un concepto filosófico para algunos, pero que los diferentes seres espirituales que están a la vanguardia de la visión lumínica, prevén que se podrá demostrar científicamente muy pronto. La clave del Dimensionalismo de Francisca Blázquez es que está en el momento preciso, en el instante concreto, en la época justa, para ser testigo de tales cambios. Mientras su mente imaginativa, su capacidad de conectar con el más allá, la convierten en un activo fundamental del cambio mundial.


Joan Lluís Montané

De la Asociación Internacional de Críticos de Arte

 


 

  

  

 

Principal | Biografía | Críticas  | Artículos | Francisca Blázquez | Reportajes | Enlaces | Contacto

 © 2006-2014  www.joanlluismontane.net

Aviso Legal

         

Diseño web y posicionamiento SEO | Otros trabajos de diseño web