PRINCIPAL  |   CONTACTO

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Francisca Blázquez

 

 
 

La dinamicidad de los círculos en un concierto espacial

 

La presencia de círculos es una constante que se va repitiendo en la creación pictórica de Francisca Blázquez en todos los aspectos. El circulo como contenedor de mundos geométricos que se desarrollan con entera libertad, presentando diversas opciones.

Trabaja con el circulo, emplea la circunferencia que le permite expresarse con libertad, nutrirla de otras formas geométricas, que se orientan hacia la propia coherencia interior de las mismas. El círculo contiene todas las formas. En su interior se pueden constatar diversos mundos que la autora destaca con coherencia, pretendiendo ir más allá de sus habituales límites.

Trata de inundar el vacío, el concepto pictórico de la no existencia, con la aportación de geometrías que tienen un determinado significado en la mente y en el corazón de la artista. Un significado que avanza con total libertad, sin cortapisas, dado que la geometría que lo nutre es producto de sus esfuerzos en construir el Dimensionalismo, una teoría innovadora sobre la forma geométrica actual, que va más allá de los límites de esta. De ahí que en su extensa producción la creadora madrileña se pregunte por el significado de la forma, porque esta no posee los límites habituales que surgen de su propia evidencia. Siempre va más allá de las circunstancias, dado que la forma es materia, sujeta a cambios constantes e impredecibles que la impelen hacia nuevos planteamientos.

Sus círculos y circunferencias encierran otros círculos, extraños planetas, perlas siderales que nos sumergen en otros planteamientos formales, producto de una desbordante fantasía. Una imaginación que posee parámetros matemáticos, reglados, fruto de una mente analítica, pero también, producto de un corazón visceral. La unión de ambas actitudes genera una obra desbordante, auténticamente libre, forjada en base a espirales de fortaleza inusual, de concentraciones energéticas potentes, que son capaces de conjugar una presentación pulida con un dominio de las distancias que transmite una sensación de equilibrio interior cabal.

La dinamicidad de los círculos de Francisca en un concierto espacial genera gesto, movimiento, pero también serenidad, como si todo lo representado estuviera en un plano de meditación.

El universo vibra, está en pleno movimiento, pero esta manera cinética de actuar también comporta una necesidad de serenar la materia, focalizar la energía, sustentar el cambio dentro de una actitud constante pero decididamente luminosa. La vertiente más evidente descansa en las imágenes interiores de los componentes formales integrantes de los círculos.

Movimiento y dinamismo, pero, también, serenidad y observación desde la distancia, análisis sensible de una manera compleja de ver más allá de la anécdota.

Cultivadora de una elegancia autista, la artista internacional madrileña, con más de 2.000 obras pictóricas en su haber, además de grandes instalaciones, con 20 animaciones digitales, más de 3.000 creaciones de net.art y arte digital sobre soporte fijo, decenas de esculturas, etc., es una creadora que supedita el planteamiento minimalista a la expresividad de la interactuación formal, a partir de la que transforma sus límites para desarrollar la disposición a abrir nuevos horizontes conceptuales en los que la carga plástica aumenta a medida que se van descubriendo sus contenidos.

La dinamicidad de sus círculos se explica por su capacidad energética, evocadora de planteamientos contrastados, en los que lo más importante es la visión compleja del significado oculto de la progresión del circulo. Encierra todas las formas, pero, en sí mismo es limitado y el cultivo del espacio dentro de unos límites hace que el circulo se convierta en la teoría dimensional de Francisca como parte fundamental del cambio, pero no en su centro exclusivo. Es decir que del interior del circulo la artista viaja al exterior, y, una vez allí, se adentra en los parámetros de nuevas formas. Por consiguiente nos tenemos que hacer una pregunta muy interesante: ¿Concibe al círculo como el todo formal o bien como una conjunción formal que encierra otras posibilidades que van más allá de sus límites?


Peter Bloos

Artista plástico australiano


 

  

  

 

Principal | Biografía | Críticas  | Artículos | Francisca Blázquez | Reportajes | Enlaces | Contacto

 © 2006-2014  www.joanlluismontane.net

Aviso Legal

         

Diseño web y posicionamiento SEO | Otros trabajos de diseño web