PRINCIPAL  |   CONTACTO

 
   

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 
Francisca Blázquez

 

 

Atreverse a describir la obra de Francisca Blázquez es un atrevimiento equiparable a la osadía

Atreverse a describir la obra de Francisca Blázquez es un atrevimiento equiparable a la osadía, en el sentido más mayorativo del término, desplegada por esos aventureros que, partiendo de su cómodo y conocido entorno, emprendieron épicos viajes a remotos e ignotos lugares, no recogidos por ninguna documentación cartográfica, sin más referencia que su intuición o presentimiento de que más allá de donde, con la categoría de axioma, sus contemporáneos ubicaban el fin del mundo.

Con este glosado prólogo, intento expresar que si tuviera que confeccionar un catálogo pormenorizado de las sensaciones metafísicas que percibo al contemplar su obra, tendría que extenderme hasta el extremo de temer causar tedio en el lector de dicho catálogo y, aún así, solo me sentiría capaz de insinuar su conclusión con un pseudo punto y final.

Pero, para analizar una obra pictórica, no basta con intentar describir las etéreas sensaciones que nos provocan, ya que éstas son la consecuencia de su visualización, lo cual nos recuerda, automáticamente, que es un producto de lo que llamamos artes plásticas.

Desde esa perspectiva o plano intentaré resumir, igualmente, el aspecto técnico de sus creaciones:

La distribución de las masas o pesos que conforman sus composiciones, fructifican en un equilibrio perfecto.

Las combinaciones de sus luminosos colores, configuran resplandecientes armonías cromáticas que nos abducen envolviéndonos en la más diáfana pureza.

La belleza de sus ambivalentes formas geométricas enriquece sus creaciones trascendiendo los conceptos figurativos y abstractos, no es y es arte figurativo, y, no es y es abstracción.

Hace ya algunos años que tuve la ocasión de admirar por primera vez su exuberante obra. Pero lo que he visto ahora, en Diciembre de 2009, derriba las fronteras que delimitan los “perímetros” dimensionales. Diluye las alambradas de espino transmutándolas en pórticos que permiten el libre tránsito interdimensional entre los diferentes mundos antes aislados.

Si solo dispusiera de un párrafo para explicar su obra, diría que es el caleidoscópico paisaje que el espíritu liberado de la materia podría contemplar a lo largo del trayecto de un viaje celestial.

Entre las personas que lean este esquematizado comentario, quienes no me conozcan podrán pensar que es la clásica loa de presentación, pero todos los que me conocen no dudarán de la absoluta sinceridad de todo lo vertido en este escrito.

Francisca Blázquez, me honra conocerte.


Gonzalo Pozo ‘El Divino’

Ex director artístico galerista y reconocido pintor español resiente en Marbella

 

 

  

 

Principal | Biografía | Críticas  | Artículos | Francisca Blázquez | Reportajes | Enlaces | Contacto

 © 2006-2014  www.joanlluismontane.net

Aviso Legal

         

Diseño web y posicionamiento SEO | Otros trabajos de diseño web